¿Por qué evaluar los riesgos psicosociales?

Seguramente muchos pensarán que esto de la evaluación de riesgos psicosociales es un invento reciente. Una nueva artimaña que se han sacado para sacarle el dinero a las empresas. Solo tenemos que buscar la palabra “psicosocial” en el diccionario de la Real Academia Española y veremos que esta palabra ni siquiera existe.

Definición de la palabra Psicosocial, de la Real Academa Española

¿Entonces por qué sale este tema ahora? ¿es realmente obligatorio hacerlo?

En este artículo veréis con detalle las bases legales que obligan a las empresas a realizar esta evaluación de riesgos, con sanciones importantes a aquellas que no estén por la labor. Intentaré explicar también qué son los riesgos psicosociales, qué factores pueden desencadenarlos y qué consecuencias pueden tener para la organización y para el individuo.

Ahora que sabemos que TENEMOS LA OBLIGACIÓN DE HACERLO, le podemos dar un enfoque “legalista“, como hacen la mayoría de empresas, y pedir a nuestro Servicio de Prevención que nos haga un informe de evaluación para guardarlo en un cajón y sacarlo cuando nos lo pida la Inspección de Trabajo o podemos sacarle provecho.

¿Cómo es posible que haya grandes empresas que se gastan fortunas en hacer informes de clima laboral? y no entienden que un informe de Evaluación de Riesgos Psicosociales es eso y mucho más.

Los empresarios le tienen miedo a estos informes (la verdad es que el nombre asusta). Parece que nos vayan a sacar “todo lo malo” de nuestra organización para publicarlo en un tablón de anuncios, y peor aún, para enseñárselo a un Inspector/a de trabajo. ¿Seguimos con el antiguo concepto de que “los trapos sucios se lavan en casa“?

Es cierto que los informes de evaluación psicosocial identifican variables de violencia laboral, estrés y fatiga. Pero también identifican las causas de esos problemas, e identifican muchas otras situaciones, que a la larga, pueden generar problemas de baja productividad laboral, absentismo o pérdida de talentos. Hacer la evaluación de riesgos psicosociales es una apuesta, una inversión, que los empresarios con visión de futuro (y me refiero al de su organización) deberían hacer.

Muchas veces me encuentro con empresarios que me dicen “si yo ya sé lo que pasa en mi organización, no hace falta pasar unos cuestionarios para que me digas lo que ya conozco“. Quizás sea falta de fe, soberbia o cultura empresarial… Pero debemos ser capaces de hacerles entender que utilizamos metodologías validadas científicamente, que son capaces de medir aquello que queremos saber. Normalmente estos empresarios que “ya lo saben todo sobre el ambiente de su organización” aciertan en gran medida, pero se sorprenden, y mucho, de lo que afinamos con estas metodologías, y de que sean capaces de encontrar, además, los orígenes y las causas de estos problemas.

El método de evaluación psicosocial no sólo permite identificar los problemas si no que también permite apuntar a las causas que los originan.

Es curioso ver, que estos empresarios que no invierten en hacer evaluaciones psicosociales, sí son conscientes de la importancia de la formación y el clima del trabajo en la productividad de su organización,  y realizan inversiones importantes en formación (liderazgo, gestión del tiempo, etc…) y los más atrevidos en actividades tipo Outdoor para mejorar el clima y trabajo en equipo. Sin embargo, según mi opinión es como “matar moscas a cañonazos” porque si empezamos por el principio, si empezamos haciendo una evaluación de riesgos psicosociales, podremos identificar qué medidas preventivas son las apropiadas para cada departamento, para cada supervisor para cada centro. De forma que la inversión que hagamos en formación y actividades será muy dirigida y enfocada al problema de cada departamento.

Solamente el ahorro en formación y gestión de equipos que nos permite realizar una evaluación de riesgos psicosociales, ya vale la pena.

Bases legales para realizar la evaluación de riesgos psicosociales

Son muchas las referencias de la Ley 31/95 a los riesgos psicosociales, y la necesidad de evaluarlos. Sin embargo hay que mirar con lupa y a veces interpretar el texto. No obstante, debéis conocer que esta interpretación ya está hecha (y muy detallada) por parte de la inspección de trabajo. Podéis consultar la Guía de Actuaciones de la ITSS sobre Riesgos Psicosociales, donde se explica con minucioso detalle las obligaciones y sanciones al respecto:

En el Art. 4.7 se hace alusión  a las condiciones de trabajo “incluidas las relativas a su organización y ordenación“; en el Art. 15.1d) se establece la necesidad de “adaptar el trabajo a la persona” y en particular “atenuar el trabajo monótono y repetitivo“; en el Art. 15.1g) se describe el contexto en el que se ha de planificar la prevención integrando la técnica “organización del trabajo…y relaciones sociales“; En el Art. 15.1b), 16.2 y los Art. 3 a 7 del RSP se establece la “obligación de evaluar los riesgos que no se pueden evitar“; En los Art. 16.2 y el ARt. 8 y 9 RSP se fija la obligación de “definir las medidas preventivas, aplicarlas y planificarlas“; en el Art. 16.3 se fija la obligación de “investigar las causas de los daños a la salud“.

Donde además cabe destacar que no hacerlo puede suponer según el Art. 12.6 de la LISOS una infracción GRAVE con importes en su grado mínimo, de 2.046 a 8.195 euros; en su grado medio, de 8.196 a 20.490 euros; y en su grado máximo, de 20.491 a 40.985 euros.

También cabe reseñar que en 2014 se inauguró la Campaña Europea Trabajos Saludables 2014-2015 “Gestionemos el estrés” coordinada por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, con el objetivo de sensibilizar sobre el creciente problema de los riesgos psicosociales e impulsar la gestión de dichos riesgos en las empresas mediante instrumentos prácticos. Lo que nos hace pensar, que la Inspección de Trabajo incluirá más campañas Pro-Activas al respecto durante este año y siguientes.

Pero, ¿Qué son los riesgos psicosociales?

Según la Agencia Europea de Seguridad y Salud, los riesgos psicosociales se definen como

«aquellos aspectos del diseño, organización y dirección del trabajo y de su entorno social que pueden causar daños psíquicos, sociales o físicos en la salud de los trabajadores»

Es decir, se tratan los riesgos psicosociales desde un punto de vista organizacional, no del individuo. Los riesgos psicosociales de carácter individual deberá tratarse de forma personalizada dentro del ámbito de la Vigilancia de la Salud (Art. 22 de la LPRL). Aquí os recomiendo que apliquéis la Guía de Recomendaciones para la vigilancia de la salud de trabajadores expuestos a riesgos psicosociales (PSICOVS2012).

Por lo tanto, los riesgos psicosociales son aquellos que pueden afectar a nivel organizacional, y según la Campaña Europea de Riesgos Psicosociales 2012, los Riesgos Psicosociales son estos 3:

  1. El estrés laboral: el principio referente en esta materia es el “Acuerdo Marco Europeo sobre el Estrés ligado al Trabajo” de 2004 traspuesto al marco español un año después (BOE de 16.3.05). Se señala en este Acuerdo que «el individuo es capaz de manejar la tensión a corto plazo, lo que puede ser considerado como positivo, pero tiene dificultades en resistir una exposición prolongada a una presión intensa. Además, individuos diferentes pueden reaccionar de manera distinta a situaciones similares y un mismo individuo puede reaccionar de manera diferente a una misma situación en momentos diferentes de su vida», y que «el estrés no es una enfermedad, pero una exposición prolongada al estrés puede reducir la eficacia en el trabajo y causar problemas de salud»
  2. La fatiga derivada de la ordenación del tiempo: ya sea por exceso de tiempo de trabajo o por la falta de descanso. Suele manifestarse más comúnmente en los trabajos nocturnos o a turnos o de prolongación reiterada de la jornada laboral.
  3. Violencia en el trabajo: la violencia siempre conlleva una conducta de maltrato o agresión ilegítima hacia otras personas. Puede ser tanto física como psicológica y dentro de ésta última se encuentran las formas de acoso laboral.

¿Y por qué se originan? Factores de riesgos psicosociales

Los factores de riesgos son aquellos aspectos de la organización del trabajo y el entorno social que pueden causar riesgos psicosociales. Entre los factores de riesgos más representativos, tenemos los publicados por el Grupo Europeo para la Gestión del Riesgo Psicosocial (PRIMA):

Interacción casa-trabajo; Contenido del trabajo; Carga y ritmo de trabajo; Tiempo de trabajo; Participación y control; Cultura organizacional; Relaciones persaonales; Rol; Desarrollo personal.

¿Qué consecuencias pueden tener para la salud estos riesgos psicosociales?

Los riesgos psicosociales tiene consecuencias, tanto para las organizaciones (absentismo, bajas voluntarias, baja productividad…) y también tienen efectos nocivos para los individuos, entre los que podemos destacar los siguientes:

  1. Trastornos físicos: los más habituales son problemas cardiovasculares y digestivos.
  2. Trastornos conductuales: como puede ser el abuso del alcohol y otras adicciones.
  3. Trastornos psíquicos: entre los que destacan los trastornos adaptativos y la depresión.

Además, los riesgos psicosociales interaccionan con otros riesgos provocando una multitud de accidentes, es lo que comúnmente se ha denominado siempre como el “Factor Humano“. Provocando caídas, golpes, etc… debido a distracciones, prisas, fatiga, etc…

Según estudios realizados (Cox, Griffiths y Rial-González, 2000Buckle y Devereux, 1999) se demuestra que los trastornos músculo-esqueléticos tienen su origen en demandas psicológicas, esfuerzo mental, ritmos de trabajo, demandas sociales y organizativas… todas ellas relacionadas con los riesgos psicosociales.

Fuente: Guía de actuaciones de la inspección de trabajo y seguridad social sobre riesgos psicosociales; El tratamiento legal de los riesgos psicosociales (de Manuel Velázquez)